YO PUEDO VER SUS DOCUMENTOS

Seguro que muchos de ustedes utilizan programas de comunicación “peer to peer” (de ordenador a ordenador) para bajarse música en MP3 y películas.

Sin entrar a considerar la ilegalidad de ese hecho ya que quedaría fuera del tema del presente artículo, sí que vamos a repasar una serie de posibles efectos secundarios adversos que tienen la utilización de programas como eMule, eDonkey, Bit Torrent, Poisoned, etc.

Muchas personas utilizan estos programas sin saber muy bien cómo funcionan y lo único que tienen claro es que los programas disponen de una herramienta de búsqueda en la que ponemos el nombre de una canción, por ejemplo, y cuando aparece localizada la marcamos y al cabo de un tiempo ya tienen la canción en su ordenador.

Naturalmente las cosas no son siempre tan sencillas como parece y detrás de algo tan simple como bajarse una canción de Internet se esconde una gran complejidad tecnologíca que a poco que nos descuidemos puede echar por tierra nuestra intimidad si no tomamos una serie de precauciones elementales y que veremos en este artículo.

Primero, demos un ligero repaso a la teoría del funcionamiento de las redes P2P, que es cómo se denomina técnicamente al método empleado por aMule y similares.

El funcionamiento se basa en distribuir los ficheros entre todos los ordenadores que usan los programas P2P. Estos ordenadores van coordinados por unos servidores como los de eDonkey, por ejemplo. Así, cuando nosotros les decimos conectar el ordenador a través de eMule y bajarnos un fichero, lo que sucede es que ese fichero está distribuido en diversos ordenadores de otras personas que ya lo tienen, nuestro ordenador se conecta con ellos y se baja un trocito de cada uno de ellos. Esos trocitos se juntan en nuestro ordenador para obtener una copia completa del fichero deseado. Y a su vez, nuestro ordenador se convierte en sumnistrador de trozos de ese fichero para otras persona que lo estén buscando.

El hecho de trocear los archivos, consigue que con una mínima sobrecarga en la red se obtengan buenas velocidades en cada ordenador en particular ya que los muchos poquitos que nos llegan suman un mucho en nuestro ordenador.

El sistema P2P está basado por tanto en el intercambio de ficheros, penalizando a los ordenadores que no entregan y sólo reciben. Por ello, conviene que nuestro ordenador tenga muchos ficheros disponibles para su entrega con lo cual será premiado con una buena velocidad de bajada.

El problema principal ahora viene debido a que casi nadie se preocupa de configurar su eMule para controlar qué ficheros van a quedar expuestos al público y cuáles no. Es normal en un PC usar la carpeta “Mis Documentos” como contenedora de la carpeta donde nos bajamos todo lo de eMule. Y también dentro de mis ficheros mucha gente suele dejar su documentos privados.

Pues bien, a poco que no se haya cuidado la configuración de eMule, nos vamos a encontrar compartiendo con todo el mundo no solo canciones o películas sino también cosas como extractos de bancos, cartas, facturas … y todo aquello que solemos guardar dentro de la carpeta Mis Documentos.

Para verificar todo ésto, se me ocurrió hacer un experimento que ustedes pueden repetir: díganle a su eMule que busque cosas como “factura”, “extracto”, “Mis Documentos”, “Banesto”, etc. y se van ustedes a sorprender de la cantidad de documentos privados, residentes en ordenadores, particulares ó de empresas cuyos usuarios son adictos al eMule.

Y respecto a la parte legal de eMule, valga la siguiente anécdota que comentaré más extensamente en un próximo artículo:

Hace unos días se puso en contacto conmigo para pedirme consejo una persona a la que le había sucedido un hecho bastante insólito: le había llamado su compañía proveedora de Internet para decirle que un representante de la productora de cine Estudios Universal se había puesto en contacto con ellos para solicitar a quien pertenecía una dirección IP que a ellos les constaba que se estaba bajando ilegalmente películas editadas por la citada productora. (continuará…).

image

Publicado en O. C. el 18 de Septiembre de 2006.

Esta entrada fue publicada en articulos publicados. Guarda el enlace permanente.