TELEVISION DE ALTA CALIDAD EN INTERNET

Pero eso ha cambiado. Desde hace muy poco tiempo algunas emisoras de televisión están experimentando con un nuevo sistema, basado en las redes p2p. Es decir, las mismas tecnologías que emplean muchas personas para bajar música como los conocidos programas como eMule, etc.

Pero, como decía Jack el destripador, vayamos por partes.

Hace un par de números ya comenté lo fácil que podía llegar a ser montarse una emisora de radio o de televisión que utilice Internet como medio de transmisión. Hoy vamos a mirar, aunque por encima, la parte técnica de todo este asunto.

La forma más habitual de publicar una programación de televisión en Internet es la conocida como cliente-servidor. Con este sistema un servidor está emitiendo los programas y todo aquel que desee verlos, se ha de conectar a dicho servidor con un programa que se llama “cliente”. El problema es que la transmisión de señales de televisión contiene una gran cantidad de información, más cuanto mayor sea la calidad de la imagen y del sonido. Y eso genera de inmediato un problema como ahora veremos.

Para ver un programa de televisión con una calidad aceptable similar a la del video VHS se necesita que el cliente se conecte al servidor usando una velocidad o ancho de banda no inferior al medio mega. Con las ADSLs actuales en las que las operadoras ya ofertan todas un mínimo de un mega (otra cosa es que cumplan la promesa, pero esto es otra historia) ya tenemos suficiente para ver las televisión con esa calidad.

Pero el problema de la configuración cliente-servidor estriba en la cantidad de conexiones que pueda aceptar el servidor. Imaginemos que hay mil personas que quieran ver ese canal de televisión a través de Internet. A medio mega cada una, el servidor de la emisora de televisión tiene que estar entregando de forma continuada la suma de todos. Es decir, quinientos megas. Para hacerse una idea cuenten ustedes lo que le puede costar a la emisora disponer de un ancho de banda de quinientos megas cuando una línea doméstica de un mega una operadora suele cobrar entre treinta y cuarenta euors al mes. Claro que la emisora puede comprar los megas al por mayor. Pero aún así e incluso instalando su servidor de emisión en un lugar económico como Estados Unidos o Rusia (en Internet la geografía carece de importancia), hay que tener en cuenta que el precio por mega será típicamente de unos seis euros mensuales.

Ahora imagínense una emisora que tenga una audiencia de unos cuantos de miles de televidentes. El coste del ancho de banda serían varios millones de euros mensuales. Esta es la razón por la que la presencia de emisoras de televisión en Internet ha sido hasta ahora testimonial. Por ejemplo, em todo el estado español solo hay dos emisoras que transmiten en alta calidad de medio mega:  Televisión de Jerez y Barcelona Televisión. El resto, y sólo en Catalunya hay varias docenas, transmiten imágenes pequeñísimas del tamaño de un sello de correos y que más que ver, se intuyen. De hecho, están en Internet porque “hay que estar”. Pero no para que nadie pueda seguir la programación a través de este medio.

Pero todo esto acaba de cambiar con la introducción de la televisión p2p. Con este sistema, todo el mundo es cliente y todo el mundo es servidor. Mejor dicho, la emisora es el único servidor y los clientes que se conetan son a su vez servidores. Vamos a ver por encimacomo funciona el sistema y, de paso, entenderemos cómo es la tecnología puede marcar el principio de la revolución en la televisión.

Aquí el primer cliente que se conecta obtiene de la emisora directamente el programa con su medio mega de ancho de banda. Pero lo que está vienso no desaparece, sino que se va guardando en la memoria del ordenador del televidente (que dentro de poco será un televisor en lugar de un ordenador. Cuando llega a continuación el segundo televidente, éste obtiene la mitad de ancho de banda de la emisora de televisión y la otra mitad de lo que acaba de ver la otra persona. Cuando se conecta el tercer televidente éste obtiene un tercio de los dos anteriores y de la televisión, y así sucesívamente. El resultado es una red de interconexiones en la que el único problema es el retraso que se va acumulando desde que sale originalmente la programación de la emisora hasta que lo van viendo las sucesivas personas. Pero eso no es problema ya que no tiene importancia si la información nos llega unos minutos más tarde a unos que a otros. Mientras que, con un ancho de banda muy reducido y muy barato, la emisora puede dar programación a miles de usuarios.

Y mientras las grandes cadenas gastándose millonadas en dar cobertura a la geografía del estado español.

De momento ya se pueden bajar gratuitamente de Internet los pluguins de OctoShape para Windows Media Player y ver la programación expermental de Radio y Televisión Española.

Publicado el 23 de Junio de 2006.

Esta entrada fue publicada en articulos publicados. Guarda el enlace permanente.