LA PARANOIA DE LA COPIA ILEGAL

El contenido de la sección de hoy me ha venido a la cabeza debido a un pequeño accidente que ha sufrido mi teléfono móvil.

Resulta que ayer fui a la droguería a comprar un poco de aguarrás que necesitaba para las labores de bricolage casero. Metí la botella de medio litro de aguarrás dentro de una bolsa de plástico donde tenía otras cosas que había comprado en mi excursión por el pueblo. Al llegar a casa y al salir del coche cogí el teléfono móvil y lo tiré dentro de la bolsa de plástico para poder tener las manos libres.

Aquí empezó el problema. Cuando me dí cuenta la bolsa estaba chorreando y salía un olor fuertísimo. La botella de aguarrás venía mal tapada. Saqué de inmediato de dentro de la bolsa mi SonyEricsson W800i. Aparentemente no le había pasado nada. Y seguía funcionando. Pensé que como el aguarrás es muy volátil, en un momento se evaporaría y listo.

Dejé el teléfono sobre la mesa y continué con mis labores. Al cabo de un rato cuando lo fui a utilizar ví que se había engordado ostensiblemente adquiriendo una forma que más se parecía a una naranja que a un teléfono móvil. Y no lo digo por el color anaranjado del W800i.

Resumiendo. Que el aguarrás tiene el curioso efecto sobre los teléfonos móviles o al menos sobre el W800i de hacer que se hinche y deje de funcionar.

El caso es que me fui corriendo a comprar otro al distribuidor de Movistar de Vic. Allí en la tienda tuve la suerte que tenían un modelo idéntico y que según me dijo la chica era una buena ocasión ya que pertenecía a una promoción de Movistar en la que el teléfono viene cargado con un disco inédito de la Oreja de Van Gogh.

No es que me emocione mucho ese conjunto musical pero ya en casa y por curiosidad enchufé los auriculares e intenté escuchar las canciones del móvil. No había manera. Tras cuatro horas de infructuosos intentos y múltiples consultas en Internet, lo único que saqué en claro es que las canciones esas están encriptadas y que no se pueden reproducir nada más que en el propio teléfono. Pero en ningún sitio encontré la forma de activar las canciones y el teléfono se empeñaba en decirme que estaban desactivadas, dejando al móvil completamente bloqueado durante casi un minuto entre el intento de reproducirlas y la reacción del móvil.

Total, que al final hice lo que me parecía más sensato: borrar las canciones de La Oreja de Van Gogh y dejar espacio libre en la tarjeta del disco para colocar canciones MP3 normales, que, dicho sea de paso suenan fenomenal en el W800i. No en vano Sony le ha dado la certificación “Walkman” que indica que es un producto de calidad musical superior.

En el mismo sentido, reproduzco a continuación un mensaje que me ha enviado un amigo en un caso parecido al mío:

Decididamente las multinacionales del disco se cargan el mercado, en España entre los de la SGAE y estos la música debe vestir de luto.

Mi indignación parte de este fin de semana, estaba buscando un CD para hacer un regalo y me tropiezo con My Everything – Anita Baker (2004) editado en un sello llamado Blue Note y distribuido por EMI, no puedo resistir la tentación y lo adquiero porque 10 años sin material nuevo de la Baker son muchos años y Anita se merece sonar en el mejor de mis equipos HiFi.

El reproductor conectado al equipo de HiFi me indica que esto que he metido es un VCD, no suena nada y comienzan a pasar las pistas, se me ha quedado una cara de bobo y se me ha encendido la sangre al máximo.

La supuesta protección es una tontería que se la saltan hasta los niños de pecho, en el PC con ISO Buster 1.6 y en el Mac con el Toast 7 que detecta la doble sesión y te permite extraer las pistas originales de audio CD que es por lo que yo he pagado mis buen dinero en la tienda de discos del grande de los grandes que me pilla a mano y donde yo me he gastado un dineral desde hace mas de 30 años pero que todos estos personajes que al parecer quieren hundir el negocio de la música no saben muy bien como humillar, molestar y quizas hasta estafar al consumidor.

En efecto en el reverso del CD existe la advertencia de que esta protegido pero que sonara sin problemas en tu aparato de CD, en los viejos si pero en los modernos multi reproductores con salida óptica NO, tio NO.

Para mas cachondeo por parte de EMI si tienes un PC se reproduce en una basura de soft a 128kbs en WMA y con el Mac te dan AIFF que es calidad máxima, al Linux ni lo contemplan estos figuras de la incompetencia. Todo esto viene en letra pequeña en el reverso del CD y a la hora de comprarlo ni me he dado cuenta como la mayoria de los consumidores doy por hecho que si el formato es CD Music funciona sin restricciones en mi HiFi y no me caben coplas alegando tonterías inadmisibles sobre protección de Copy Right, al día de hoy proteger esto con seguridad para ambas partes se ha demostrado inviable así que lo que tienen que hacer es dejar de fastidiar y ser serios porque de seguir así nos pasamos a la descarga legal y no me vuelven a ver el pelo en una tienda de discos sí he de pasar por el ordenador el original comprado para poder escucharlo en las condiciones optimas que me olviden.

Publicado en O.C. el 19 de Mayo de 2006.

Esta entrada fue publicada en articulos publicados. Guarda el enlace permanente.