¿ERES MILLONARIO Y NO ERES BILL GATES?

A pesar de que el Sr. Steve Jobs no es tan rico como Bill Gates, se le acerca bastante. Y éso sin ser dueño de Microsoft ni haber comprado lotería en Vic.

Steve Jobs es el fundador de Apple, fabricante de los ordenadores Macintosh y también de los reproductores de música iPod.

Pero estos días Steve es noticia por otro aspecto menos conocido.

El es propietario de la compañía de animación de cine Pixar, empresa que se hizo famosa por la película Toy Story y resulta que justo estos días pasados la Disney, que por todos los medios intenta refrescarse y ponerse al día, a nivel de animación, le ha comprado a Steve Jobs la compañía Pixar por 7.500 millones de dólares. Y, además, Steve continua siendo el jefe de Pixar.

Lo importante de esta operación es que si nos remontamos unos años atrás y seguimos la historia veremos que Steve compró Pixar por diez millones de dólares. No está mal el negocio.

Resulta que George Lucas, propietario del imperio cinematográfico (y galáctico) Lucas Films (La guerra de las galaxias) se divorció lo que le produjo algunos gastos inesperados que tenía que cubrir como fuera. Así que, para obtener un poco de calderilla en efectivo, se vendió una pequeña parte de su empresa que era la división de animación.

Le pidió treinta millones de dólares a Steve Jobs pero a estas alturas todos sabemos lo negociante que es Steve, no hay más que ver como se inventa un ordenador transparente y verde y el mundo se llena de cosas verdes y transparentes. Y, al final, Steve compró a Lucas su división de animación por diez millones de dólares. Y la llamó Pixar.

image

Pixar vino a ser una especie de hobby para Steve Jobs. Y como Jobs siempre había sido un fabricante de hardware (Apple, Next …) se le ocurrió Pixar para fabricar ordenadores. Así que el primer producto de Pixar fue un enorme ordenador que para poder trabajar con él, y no es broma, se necesitaba tener un doctorado. Y ese ordenador no se manejaba directamente. Sino a través de una estación de trabajo Sun que actuaba de intermediario entre el operador y el ordenador. Este ordenador se esperaba vender a un precio de ciento treinta y cinco mil dólares a hospitales para análisis automatizado de imágenes radiográficas.

Para hacer demostraciones de la capacidad del ordenador, los chicos de Pixar, que ya tenían experiencia en ello cuando trabajaban con Lucas, escribieron los programas de animación.

No se vendió ni un solo ordenador pero sirvió para hacer, en 1986, un corto llamado Luxor Junior, que era la historia de una lamparita bebé. Pixar no ganó dinero tampoco con este corto pero como Luxor Junior había ganado un Oscar, sí que le dió una cierta fama. Lo siguiente que hizo Pixar fue Toy Story. Y el resto, Bichos, Buscando a Nemos, Los inceíbls… ya es historia.

Se dice que Steve Jobs no ha estado más de seis veces en su despacho de Pixar, aunque tal vez sea una exageración, sí que es cierto que el negocio que ha hecho ha sido redondo. Pixar además de ser el hobby de Steve, se ha convertido en una buena fuente de ingresos.

Ingresos que tampoco necesita demasiado para vivir el Sr. Jobs ya que como presidente y propietario de un buen paquete de acciones de Apple, no se puede decir que no llega a final de mes.

Veamos algunos números: desde que Steve Jobs presentó el primer iPod en el 2002 hasta el día de hoy se han vendido cuarenta millones de estos juguetes y de esos cuarenta millones de iPods, catorce de ellos los ha vendido Apple durante las pasadas navidades. Por otra parte, cada mes un millón de usuarios de Windows se pasan a Macintosh en todo el mundo. Y, si por todo lo anterior fuera poco, la famosa tienda de venta de música en Internet de Apple, iTunes, ha venido ochocientos millones de canciones en Estados Unidos y cien millones en Europa.

Para finalizar, un par de datos curiosos. La madre de la lamparita de la película Luxor Junior se convirtió en el logotipo de Pixar y la lamparita, Luxor, inspiró el diseño de uno de los modelos iMac de Apple.

Quién iba a decirme todo esto cuando en 1976 le compré a Steve Jobs un ordenador Apple que él, junto con su socio Steve Wosniak, fabricaban a mano en el garage de su casa y los vendían allí mismo a quienes íbamos a por ellos.

Publicado en O.C. el 27 de Enero de 2006.

Esta entrada fue publicada en articulos publicados. Guarda el enlace permanente.