¿SUPERORDENADORES?

La semana pasada se puso en marcha en Barcelona el superordenador Marenostrum. En estos momentos es el ordenador más potente de Europa con sus 20 Teraflops y 30 de máximo… Pero vamos a detenernos un momento antes de proseguir con el tema para ver qué es esto de los teras y los flops.

El “Flop? viene del inglés “Floating Point?. Es la unidad de velocidad de cálculo que indica una operación de coma flotante por segundo. Por ejemplo, dividir dos entre tres es una operación de coma flotante puesto que la coma se mueve, flota, según el resultado.

Así, si dividimos uno entre cuatro, el resultado es cero coma veinticinco, pero si dividimos diez entre cuatro, el resultado es dos coma cinco y así vemos que la coma se mueve, flota, según el resultado. Ahora veamos de qué son capaces los PCs: un Pentium IV a 1,4 Gigahertzios tiene una velocidad de 352 MegaFlops, es decir, es capaz de realizar 352 millones de operaciones por segundo. No obstante, un PC con un chip AMD Athlon a 1 Gigahertz, corre a 486 Megaflops, y un Mac, del año 2000, con procesador G4 a 500 Megahertzs da la velocidad de 7.000 Megaflops.

Por cierto lo anterior indica, además, que el Gigahertz es un parámetro muy usado comercialmente pero que no sirve para nada a la hora de saber si un ordenador es rápido o no: puro marketing. Para conseguir las enormes velocidades, lo que se hace hoy en día es construir el ordenador basándose al unir miles de ordenadores normales porque trabajan todos al mismo tiempo resolviendo cálculos. Así, nuestro Marenostrum está compuesto por 2.282 ordenadores equipados cada uno con dos chips IBM PowerPC 970FX a 2,4 Gigahertzs, el mismo que utilizan los ordenadores Macintosh de sobremesa. En cuanto al sistema operativo se utiliza el ya popular Linux que permite muy bien poner en trabajo colaborativo a miles de ordenadores individuales. Los sistemas menos profesionales como Windows no son adecuados para este tipo de superordenadores. Siguiendo con los números, el Marenostrum ha costado la friolera de 70 millones de euros, que, aunque parezco caro, es una bagatela comparado con el que cuestan los superordenadores hechos con otras tecnologías más esotéricas.

image

No obstante (siempre hay un no obstante), no debemos dejar de prestar atención a otros proyectos muy interesantes. Por ejemplo el superordenador de la universidad de Virginia, System X (en la foto), que utiliza la misma tecnología y procesadores de IBM pero en este caso montado con 1.100 ordenadores Apple Macintosh con doble procesador y que emplea el sistema operativo Mac OS X, de aquí su nombre System X. Las diferencias entre el System X de Virginia Tech y nuestro Marenostrum son pocas pero muy importantes: Marenostrum calcula hasta 20 Gigaflops continuos y 30 de pic mientras que el System X se queda en 13 y 20. Pero … el Marenostrum ha costado 70 millones de euros; el System X, 5,6 millones d’euros.

O sea, que el System X ha costado lo mismo que se ha presupuestado para el mantenimiento anual del Marenostrum. Con lo que cuesta mantener el Marenostrum, podríamos comprar un System X nuevo cada año. Cuando menos, curioso, ¿no?. Como también es curioso el que, a pesar del alto coste de la inversión, este proyecto no haya sido sometido a concurso y se haya adjudicado directamente a IBM sin sopesar otras opciones.

http://www.tcf.vt.edu/index.html

http://www.apple.com/se/xserve/

http://www-1.ibm.com/servers/eserver/bladecenter/bladeservers/

Publicado en O.C. el 22 de Abril de 2006.

Publicado en articulos publicados