¿QUE RECEPTOR DE TDT ME COMPRO?

Conozco a varios instaladores de televisión tanto en Cataluña como fuera. Y el más cercano, en Taradell. Desde hace un mes, a todos les falta tiempo para instalar receptores de TDT. Los venden a sacos. Incluso uno de Vigo me comentaba que desde el uno de Diciembre hasta hoy estaba vendiendo un promedio de cuarenta receptores de TDT diarios. 

De cara a los usuarios parece que todo vale ya que se trata simplemente de poner un aparato conectado al televisor y con éso ya se pueden ver, al menos en Osona, veinte canales de televisión y seis de radio (en estos momentos continuamos sin tener ni radio ni televisiones catalanas en la comarca). Sin embargo, es conveniente afinar un poco más a la hora de elegir un receptor de TDT ya que si bien no es una gran inversión tampoco es questión de tirar el dinero por poco que sea.

La gama baja de estos receptores oscila entre los sesenta y cien euros; la gama media, entre los cien y doscientos. Y a partir de los trescientos tenemos los de gama alta.

Dentro de los de gama baja, e incluso a igualdad de precios, existen diferencias importantes. En general, la peor característica de esta gama consiste en su baja sensibilidad. Es decir, son “duros de oido” y obtenemos una antena muy buena o no podremos ver todos los canales. Y, claro, puede suceder que nos salga más económico adquirir un receptor de gama media mucho más sensible que no que comprar uno económico y tener que gastar más de otro tanto en mejorar la antena.

Otros datos a tener en cuenta son la facilidad de manejo si bien dentro de una misma gama todas las gamas son muy similares, algunas añaden algún pequeño detalle que se agradece. Como por ejemplo, hacer que los menús en pantalla sean transparentes de forma que se pueda seguir viendo el programa mientras navegamos por esos menús.

Otro tema a tener en cuenta es la posibilidad de conectar el sintonizador a un equipo de música o de home cinema con el fin de aprovechar la calidad de audio tanto en televisión como en radio de la TDT.

Otra cosa que no nos pasa desapercibido cuando utilicemos estos receptores es su velocidad. No estamos hablando de ordenadores ni de megaherzios pero aquí también se aplica el término y lo vamos a notar en el manejo diario en la forma de la respuesta a nuestras órdenes con el mando a distancia.

Un receptor lento tarda en responder a las pulsaciones que hacemos en el mando. Algunos hasta límites muy molestos. Y si estamos acostumbrados a hacer zapping con el televisor aquí lo vamos a notar, y de forma muy molesta, cuando el receptor es lento. Por ejemplo, pulsamos tres veces seguidas la tecla de aumento de canal y el receptor no hace nada. Y al cabo de tres o cuatro segundos sube los tres canales de golpe.

Durante estos días estoy teniendo ocasión de probar diversos receptores de TDT que me facilita mi amigo Ramón de la tienda Dolby de Taradell.

Me he montado en la terraza una antena sin amplificador que facilita la señal justa y necesaria para recibir TDT. A esa antena he ido conectando diversos receptores y explico por encima a continuación el resultado de las pruebas. No se trata de una comoarativa exhaustiva, que estaría encantado de realizar para los lectores de Osona Comarca si nuestro bien amado director Joan Turró lo deseara, sino de un resumen por encima de cuáles han sido mis impresiones con las unidades que he probado.

De entrada, y con la antena que he mencionado, solo tres reciben por completo la oferta de TDT sin excluir ningún canal: el Siemens Gigaset 340T, el Engel T5000 y el Sony VTX-D800. Claro que este último por su precio ya pertenece a la gama media.

Ahora bien, el Siemens no recibe radio y facilita muy poca información sobre la programación. El Engel a pesar de tener unos menús por iconos muy bonitos es lento y hay que tener buena puntería con el mando a distancia. Casi hay que ser campeón de tiro olímpico para acertar con el mando a distancia de forma que se entere, sin embargo, es el que facilita más información sobre el programa en curso (suponiendo que la emisora esté dando esta opción). El Sony, menos curar los pies planos, lo hace todo. Pero claro su precio casi dobla a los dos anteriores.

El resto de marcas que he probado todas adolecen de falta de sensibilidad siendo los modelos de Samsung los que tienen una opción más agradable de menú ya que se pueden personalizar a todos los niveles, incluso el nivel de transparencia.

Por supuesto que el haber probado una decena de receptores es muy poco significativo dada la oferta que hay en el mercado pero yo ya tengo claro cual me instalaré definitivamente en casa aunque resulte un poco más caro. ¿Adivinan ustedes?.

Publicado en O.C. el 6 de Enero de 2006.

Publicado en articulos publicados