LA TECNOLOGIA VA POR DELANTE, NATURALMENTE

¿Y todo para qué?.

Lo cierto es que verdaderamente la tecnología avanza a una velocidad endiablada. Y cada vez los políticos y legisladores les cuesta más acercarse a la realidad.

Y no solo políticos, parece que los altos ejecutivos de las grandes empresas también les cuesta estar al día. Y si no que se lo pregunten, por ejemplo, a las productoras musicales que se empeñan en vender discos cuando resulta que hoy en día lo que quiere comprar la gente es musica.

En esta ocasión, me vengo a fererir sl tema de las emisoras de televisión. Poner en marcha una emisora de televisión requiere de una gran inversión económica, mayor cuanto más cobertura se la quieran dar. Y con persisos administrativos, más difíciles de conseguir, conforme aumenta el área de acción de la emisora.

Resulta que si un empresario desea poner en marcha una emisora de ámbito estatl, como por ejemplo La Sexta, se requiere de largos consensos polícios, permisos, inversiones multimillonarias y contratación de grandes cantidades de personal. Y, naturalmente, todas las subvenciones que se puedan negociar.

Tal como están las cosas hoy en día parece que nadie se está dando cuenta que con muy poco dinero y sin ningún permiso, simplemente porque la ley aún no los tiene previstos, cualquiera puede montar una emisora y no solo de cobertura estatal sino mundial.

Comento todo lo anterior debido a que esta tarde me ha llegado la noticia de que la casa de impresoras Epson acaba de poner en marcha una emisora de televisión en idioma español.

Naturalmente que se trata de una emisora corporativa y su programación está dirigida a dar soporte a sus clientes y, por supuesto, a captar nuevos. Epson, estoy seguro, no se ha reunido con la ministra de cultura, tampoco habrá negociado con ningún partido político y, posiblemente, toda su gasto de mantenimiento se reduzca a unos pocos cientos de euros mensuales para pagar el ancho de banda necesario.

Quien dice Epson puede decir cualquier otra entidad o incluso persona. De hecho, ya están comenzando a aparecer por Internet emisoras con una calidad de imagen más que aceptable y cuya audiencia aumenta continuamente.

image

Y digo yo, ¿por qué tenemos en Osona a diversos aspirantes para obtener un permiso digital?. Si cuando estén en marcha se encontarán con que no va haber ingresos por publicidad suficientes para cubrir todos sus gastos cuando podrían hacerlo a través de Internet?

Lo más probable es que las personas que hay detrás no se hayan dado cuenta o bien estén menospreciando el potencial de Internet.

No quepa duda de que van a haber sorpresas y que es peligroso infravalorar las capacidades de la tecnología. Creo recordar que hace un par de años un simple mensaje “pásalo” a través de los teléfonos móviles, organizó un folllón de mucho cuidado. Nadie se lo esperaba.

Y resulta que la aceleración es muy alta. En un año, avanza más la tecnología que los cuatro anteriores y en esos cuatro avanzó más que en los diez de antes.

El desarrollo de las redes p2p para intercambio de música y otros archivos ha sido imparable y no será porque no se haya intentado tanto por parte de las sociedades gestoras de dechos de autor como por parte de las productoras. Y el caso es que ya se están vendiendo apartos de radio que pueden sintonizar música a través de las redes p2p. Y así vemos como unos negocios sustituyen a otros. Y cuando empresas productoras de música siguen empeñadas en vendernos discos compactos y van acusando ciertas pérdidas económicas de las que se empeñan en culpar a los que se bajan la música de Internet, otras empresas atacan al problema de frente y se ponen a ganar dinero fabricando radios que se conectan a las redes p2p.

Y enseguida veremos televisores con conexión directa a Internet de forma que no será necesario un ordenador para poder sintonizar mile de emisoras de todo el planeta desde el salón de casa.

Publicado en O.C. el 9 de Junio de 2006.

Publicado en articulos publicados